Profundidad de navegación: Principal / Mov. Ecológico
“Si no es bueno para la naturaleza, no lo es para nadie”

¿Socialismo Ecológico en Mérida?

Pico Humboldt-Laguna Verde

Por: Ramón Camargo*

"Esto lo sabemos: la tierra no pertenece a los seres humanos, sino que estos pertenecen a la tierra. Ellos no han tejido la red de la vida: son sólo una hebra de ella. Todo lo que hagan a la red se lo harán a sí mismo. Lo que ocurra a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia".


Cuando llegué a la ciudad de Mérida a final de los ochenta, se podía observar cómo las nieves perpetuas de los picos Bolívar, Humboldt y La Concha, engalanaban la Sierra Nevada. Este último desapareció por completo, en un periodo no mayor a seis años; lo cual demuestra el grave deterioro que sufre el ambiente por el “Calentamiento Global”, fenómeno este, del cual viene alertando la comunidad científica desde hace décadas, pero del cual solo pocos y reducidos movimientos ecologistas del mundo prestan su atención.

La destrucción de la capa de ozono, fenómenos como: El Niño, La Niña (grandes sequías e inundaciones en el planeta) ponen de relieve, un mundo cada vez más descontrolado por el inmenso afán desarrollista, llámese “capitalista” o “socialista”, sin tomar medidas ecológicas que nos permitan vivir en armonía con nuestra madre tierra.

Mérida, para quienes tenemos la fortuna de vivir en ella, y disfrutamos lo espectacular de sus paisajes, clima y exuberante naturaleza; hemos observado, como paulatinamente el crecimiento demográfico y la limitaciones de espacio que posee la meseta donde se inserta la ciudad, han contribuido a la desaparición de áreas verdes y la desglaciación, cada vez mayor de nuestro Pico Bolívar; por el aumento de la contaminación, como consecuencia del desmesurado crecimiento vehicular de los últimos cinco años.

A los merideños, se nos vendió el “innovador” sistema de transporte TROLEBUS, que funcionaria con una fuente energética limpia: la electricidad; para contrarrestar los efectos nocivos y contaminantes del CO2, producido por los vehículos. Desde mi punto de vista, dicha solución además de no solventar el problema vehicular, el mismo se ve obligado a utilizar como segunda fuente de movilidad, la energía del GASOIL. ¿Donde queda entonces, lo de “no contaminante”?

Recientemente, como una solución “revolucionaria y socialista” se inauguró la termoeléctrica “Yuban Ortega”, en el municipio Campo Elías y próximamente se inaugurará la “José Jorghino Carrillo” en el municipio Libertador, donde funcionaría el parque público “Giandomenico Puliti”. La improvisación a falta de planificación, le robó a este espacio de recreación, su principal atractivo: el área de esparcimiento. Toda esta imprevisión viene dada, porque el desabastecimiento eléctrico que vive el país, se le atribuye exclusivamente al fenómeno de “El Niño”, según las fuentes oficiales; pero, el gobierno nunca asumirá su parte del problema: su ineficacia en la previsión e inversión a tiempo, para haber minimizado el impacto de una situación previamente anunciada. ¡Claro!, más fácil es, culpar a la naturaleza de nuestros errores. Pero, mas temprano que tarde, ella se defenderá contra las heridas que le hemos infligido. No es casual entonces, ver tan repetidos fenómenos como: terremotos, tsunamis, inundaciones y sequías prolongadas en todo el planeta.

Me pregunto entonces lo siguiente: Si la intensión del trolebús era minimizar el impacto ecológico en la desaparición de nuestros glaciares de la sierra merideña, ¿Por qué se instalaron estas plantas eléctricas, generadoras de: RUIDO, CALOR y CO2?

Estoy seguro que algunos de los que leerán estas líneas dirán que soy un profeta del desastre, y que ante la realidad que estamos viviendo, esa era la solución más viable para solventar la crisis eléctrica. Entonces les pregunto: ¿Quién piensa en el daño que le estamos haciendo a nuestro ecosistema? ¿Evaluaron el impacto ambiental que esta “solución” vendría a representar? ¿Por cuánto tiempo estarán funcionando estas plantas eléctricas? ¿Cuál será la solución alternativa y ecológica que se dará como respuesta a la crisis eléctrica? entre otra muchas interrogantes.

Yo solo creo, que esta crisis que debería llamarnos a la reflexión, y a fomentar soluciones originales que ayuden a salvar al planeta y por ende a la humanidad; tal y como lo hizo en su tiempo, el ingenioso: Luis Zambrano, quien expresó lo siguiente: “Yo trabajé con la electricidad. Yo alumbré muchos pueblos, me relacionaba con arreglar los generadores, no solo hacer las turbinas para el movimiento de fuerza. Sino el generador, la instalación. Alumbré algunos pueblos mucho antes de que llegara CADAFE. Eso fue como en 1925. Puse la luz aquí, no había luz en ninguna parte. (…) En los años 50 alumbre Canaguá, que hoy es Distrito, alumbré a Mucuchíes. Alumbré a San José de Acequias, alumbré Río Negro y alumbré a San Antonio de Estanques, en estos días le volví a arreglar la turbina, la dejaron dañar mucho porque no le pusieron grasa. La tuve que reconstruir, se dañó por descuido. Pero ya tienen luz para 25 años más”.(1) Bien lo decía Simón Rodríguez: “inventamos o erramos”.

Tenemos una universidad con gran talento dentro ella, y estoy seguro que se encontraran alternativas tecnológicas que impulsen un desarrollo energético con características ecológicas. Es el caso del tren electromagnético, (TELMAG) surgido de sus entrañas; idea que fue desestimada y desechada, para construirnos el TROLEBUS, (que al parecer, nunca terminará por concluirse). Y no alternativas, que son producto del mas vulgar negocio capitalista, del que tanto se critica, desde esta “revolución socialista” con la adquisición de tecnología foránea, que enriquece a otros países, con la compra de generadores de energía contaminante.

El futuro no luce nada esperanzador, si tomamos en cuenta que a partir del año 2010, el petrolero alcanzará su pico máximo de producción y empezará su declive mundial.(2) Ello, nos ha de llevar a la búsqueda de fuentes alternas de energía mas compatibles con el ambiente; aunque las energías alternativas como las eólicas y solares aun son de costosa manufacturación y dependientes de algunos subderivados del petróleo, debemos impulsarlas y desarrollarlas con investigación permanente, hasta hallar una solución que nos haga merecedores del planeta en el que vivimos.

>

(1) Eduardo Planchart Licea. LUIS ZAMBRANO: TEGNOLOGO POPULAR. Caracas 2007. Graficas Lauki. Pg. 71

(2) www.crisisenergetica.org. AEREN.
(Asociación para el estudio de los recursos energéticos)

*Ramón Camargo es Productor de Radio Ecos 93.9 fm de Mérida
Fecha: 05/03/2010
Compartir en Facebook Compartir en Delicious Compartir en Yahoo Compartir en Google
Radioteca, UNESCO y Código Sur apoyan la construcción de esta web, pero no necesariamente comparten y adhieren a los contenidos publicados,
siendo estos absoluta responsabilidad de las organizaciones usuarias.
Los contenidos de este sitio web están bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.
Este sitio ha sido diseñado por Código Sur y es administrado con el editor dinámico de contenidos Cyclope 2.0 que ha sido desarrollado por Código Sur.
Este sitio ha sido desarrollado sobre estándares de diseño web, cualquier navegador de calidad lo visualizará correctamente:
Konkeror Mozilla Firefox Epiphany Opera Safari Google Chrome